Otro libro corto de Chris Wright

embajadores wright

Proclamando el amor de Dios

Un mensaje basado en el libro de Deuteronomio 4-10

Índice

Prefacio

  1. Conociendo a Dios (Deuteronomio 4:1-40)

2. Amando a Dios (Deuteronomio 6:1-25)

3. Presentándonos delante de Dios (Deuteronomio 9:1-20)

4. Imitando a Dios (Deuteronomio 10:12-22)

Prefacio

Cuando los organizadores de Spring Harvest Word Alive me invitaron a encargarme de las conferencias Bíblicas que acompañarían a los seminarios principales sobre los Diez Mandamientos, en seguida fui consciente de que tendría que basarme en Deuteronomio. Los seminarios iban a analizar de qué manera se pueden entender los Diez Mandamientos, y cómo se pueden poner en práctica en nuestro mundo actual. Su énfasis recaería en la ley de Dios. Sería necesario mantener el equilibrio entre la gracia de Dios, su amor y su salvación. En el caso de ciertos predicadores, esto sería sinónimo de huir instantáneamente hacia la protección que ofrece el Nuevo Testamento, porque allí encontramos, sin duda alguna, gracia abundante. Sin embargo, esa actitud habría reforzado aún más ese malentendido que, lamentablemente, sigue estando tan extendido: que el Antiguo Testamento sólo habla de la ley, y que sólo en el Nuevo Testamento encontramos a un Dios de gracia y amor. De todos los libros veterotestamentarios que ponen al descubierto la falsedad de semejante punto de vista, Deuteronomio destaca como la gran declaración del amor pactual de Dios, como la celebración de la severidad de Dios y de su misericordia. Y, por supuesto, los Diez Mandamientos en sí mismos están imbricados en Deuteronomio, rodeados por la historia de la redención y la gracia del perdón. De modo que me propuse garantizar que aquellas notas bíblicas provinieran directamente del Antiguo Testamento, yendo como iban destinadas a personas que se pasarían la otra mitad de la mañana pensando en cómo vivir en obediencia a Dios en el mundo exterior. Porque, en última instancia, no se trata meramente de cómo vivimos, sino de para quién lo hacemos.

Deuteronomio desafió a Israel a enfrentarse a la realidad de Yahvéh, el Señor, su Dios. Debían comprender quién era él, su carácter, sus actos, su propósito soberano manifestado en la historia del propio pueblo de Israel y el objetivo final de su misión, que era el de bendecir al resto de las naciones. Nunca debían olvidar la grandeza de su amor, electivo y redentor, centrado en ellos, ni el estrepitoso fracaso que suponía la incapacidad del pueblo para responder adecuadamente a ese amor. Y, a pesar de todo, la gracia divina era tan inmensa que seguía llamándoles para que regresaran al amor, a la fidelidad, a veces por medio del juicio, a veces por medio de increíbles actos de misericordia. Sólo en la medida en que ellos atesoraran aquella rica herencia de historia y de fe, serían capaces siquiera de comenzar a obedecerle y de transitar por sus caminos. Y este mismo principio es válido para nosotros, que somos cristianos. También nosotros estamos llamados a saber acerca de ese mismo Señor Dios, a amarle y a adorarle, puesto que se nos ha manifestado de una forma plena y única en la persona de Jesucristo. Todos nuestros esfuerzos de orden práctico destinados a poner por obra las implicaciones morales de la fe constituyen una cuestión de obediencia y sumisión frente a la gracia redentora divina. Ciertamente, fue Jesús mismo quien lo resumió en palabras de su mayor mandamiento, citando unas frases de Deuteronomio: «Escucha, oh Israel: El Señor tu Dios, el Señor uno es. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas». Los capítulos que vienen a continuación tienen como objetivo analizar alguna de las profundidades de las que brota semejante amor, así como qué es lo que lo amenaza y de qué modo se evidencia.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chris Wright y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s