Libro básico sobre Apocalipsis

Cuatro puntos de vista sobre el Apocalipsis

He estado escuchando un curso sobre Apocalipsis. Es un libro fascinante pero que se ha prestado para muchas equivocaciones. Mi primera experiencia con él fue como dispensacionalista, aunque en mi juventud no sabía siquiera que ese término existia y mucho menos qué significaba. De haberlo sabido, mi vida hubiera sido muy diferente. Ahora me inclino más hacia el preterismo (que se trata más de historia que ya pasó y menos de profecías que todavía deben cumplirse). Este libro presenta las cuatro interpretaciones de Apocalipsis que más adeptos tienen hoy en día. A continuación la introducción al libro de Apocalipsis. Luego subiré el resumen de dichas cuatro escuelas de interpretación.

INTRODUCCIÓN A APOCALIPSIS

De las reacciones modernas al libro de Apocalipsis, tres predominan. «Obsesión» es la palabra apropiada para describir los ocho millones, aproximadamente, de aficionados a la profecía hoy, quienes escudriñan las profecías de Apocalipsis en el estilo de Nostradamus, tratando de encontrar una correlación entre las amonestaciones enigmáticas de ellas y los eventos modernos sin tomar en cuenta el contexto histórico del libro. Siguiendo esta agenda, aquellos intérpretes identifican la nación de China con los «reyes del oriente» (Ap 16:12–16), el Mercado Común de Europa con los «diez cuernos» de la «bestia» (13:1–10), la marca de la bestia (666) de Apocalipsis 13 con todo lo imaginable desde tarjetas de crédito hasta el Internet, y el Anticristo con un desfile de personas prominentes incluyendo Adolfo Hitler, Benito Mussolini, Henry Kissinger y Mikhail Gorbachev. Esta fascinación intensa con Apocalipsis de parte de los que pronostican el fin del mundo no está menguando con el paso de los años. Sin duda, este estilo de interpretación de Apocalipsis que parece adivinación ha causado más daño que beneficio y la hermenéutica responsable lo evita.

La palabra «irrelevancia» expresa una segunda reacción moderna a Apocalipsis. Como indica la palabra, muchos consideran el Apocalipsis una antología anticuada de imágenes extravagantes nacidas de la paranoia y diseñadas para utilizar el susto religioso y así motivar la gente a portarse bien. Como un profesor de religión una vez dijo en referencia a la literatura apocalíptica, de la cual el libro de Apocalipsis forma parte: «¡Es estupidez!» Sospecho que la primera reacción de obsesión posiblemente contribuyó a la segunda reacción de irrelevancia.

Muchos cristianos contemporáneos, sin embargo, se encuentran entre los dos extremos, acercándose a Apocalipsis con un interés que resulta de una mezcla de obligación y precaución. Por un lado, ellos respetan el libro como inspirado por Dios y por eso relevante para sus vidas; por otro lado, encuentran el significado de Apocalipsis incomprensible y una posible fuente de división. En gran medida, esperamos que esta obra ayude a estas personas a clarificar este problema difícil pero vital.

Sin embargo, no podemos lograr el entendimiento global acerca de cualquier tema cuando lo examinamos solamente desde una perspectiva. Tal método arriesga una conclusión mal enfocada y limitada. En lugar de eso, lo que conviene es una investigación de Apocalipsis que produzca una interpretación que añada las diferentes partes para crear un conjunto que es realmente superior a cualquier parte aislada. Esto no significa que un texto antiguo, sea bíblico o no, tenga varios significados (como afirman los intérpretes posmodernistas). Al contrario, debemos entender que nosotros, como seres humanos con comprensión finita, necesitamos tener en cuenta las ideas de otros, iluminados por el Espíritu Santo, para poder discernir el sentido de la Palabra de Dios. Cuando aplicamos la analogía de las partes y la totalidad a Apocalipsis, podemos decir que los cuatro puntos de vista en este libro representan las partes en cuanto a la interpretación, mientras los lectores, con la ayuda del Espíritu, forman la totalidad.

Antes de considerar las varias perspectivas ofrecidas en este libro, sin embargo, necesitamos hacer una reseña de asuntos básicos relevantes a Apocalipsis: una introducción general, y enseguida una reseña de las interpretaciones principales del documento. Después, la mayor parte de este libro dará en detalle las cuatro perspectivas corrientes: la preterista; la futurista, la cual incluye el dispensacionalismo clásico y el dispensacionalismo progresivo; y la idealista. Esperamos que la totalidad de las partes individuales nos sacará de la critica interpretativa reflejada en el famoso chiste de Mark Twain: «¡Las investigaciones de muchos comentaristas ya han arrojado mucha oscuridad sobre este tema, y es probable que si ellos continúan, nuestro conocimiento pronto será nulo!»

UNA INTRODUCCIÓN GENERAL A APOCALIPSIS

Género literario

Antes de poder interpretar correctamente cualquier obra de literatura, incluyendo la Biblia, es necesario determinar su género literario (tipo de literatura). Este principio es especialmente importante para Apocalipsis, y la ignorancia de esto ha resultado en un pantano de perspectivas contradictorias. Determinar el género de Apocalipsis es especialmente difícil porque el libro mezcla tres géneros literarios: literatura apocalíptica, profética, y epistolar. Alan F. Johnson describe el primero de estos tres géneros concisamente:

Es común la opinión de que Apocalipsis pertenece al cuerpo de obras judías conocidas como literatura apocalíptica. El nombre de este tipo de literatura (que incluye aproximadamente diecinueve libros) está derivado de la palabra griega «apocalipsis» (revelación) en Apocalipsis 1:1 … Los libros apocalípticos y no-bíblicos fueron escritos entre los años 200 a.C. y 200 d.C. Usualmente, los eruditos enfatizan la semejanza entre Apocalipsis y estos libros no bíblicos; semejanzas como el uso frecuente de símbolos y visiones, la mención de mediadores angelicales de la revelación, las imágenes extraordinarias, la expectativa de juicio divino, el énfasis sobre el reino de Dios, los cielos nuevos y la tierra nueva, y el dualismo entre esta época y la venidera.

Aunque hay paralelos importantes entre Apocalipsis y la literatura apocalíptica temprana de los judíos y cristianos, hay también diferencias importantes, entre ellas el hecho de que Apocalipsis es un libro profético (1:3; 22:7,10,18–19), mientras que los otros no lo son. Además, Apocalipsis no es un libro pseudónimo (1:1; 22:8); tampoco es pesimista acerca de la intervención de Dios en la historia. Es más, muchos de los escritores apocalípticos relatan eventos del pasado como si fueron profecías de eventos en el futuro (vaticinia ex eventu), para así aumentar la credibilidad de sus pronosticaciones. Juan (el autor de Apocalipsis) no usa vaticinia ex eventu. Por el contrario, él ubica su obra en el mundo contemporáneo del primer siglo d.C. y habla de la consumación escatológica del porvenir en la misma manera que los profetas del Antiguo Testamento: una consumación que, para Juan, ya se inició en la historia en el momento cuando Jesucristo murió y resucitó (1:4–8, 4–5).

Además de pertenecer al género apocalíptico y profético, Apocalipsis está puesto en un marco epistolar (1:4–8 y 22:10–21). Sin ninguna otra consideración, este formato distingue Apocalipsis de otra literatura apocalíptica. El prescrito epistolar [palabras introductorias en una carta pública] (1:4–8) contiene los componentes típicos hallados en una carta antigua: remitente, receptores, salutación, y además una doxología. La conclusión (22:10–21), según la buena forma de una epístola antigua, da una reseña del contenido del escrito, y reafirma que Juan es el autor inspirado por Dios. Sin tener en cuenta las cartas a las siete iglesias de la provincia romana de Asia (caps. 2–3), el efecto combinado del prescrito y de la conclusión es arraigar Apocalipsis en la historia de su día. ¡Qué diferente es este libro de los otros libros apocalípticos pero no-bíblicos! Considere, por ejemplo, la afirmación inicial de 1 Enoc, la cual dice que las cosas que el autor de ese libro vio no fueron para esa generación sino para una generación lejana (1 Enoc 1:2).

Autor

Para determinar el autor de Apocalipsis, hay que considerar dos tipos de evidencia: externa e interna. La evidencia externa consiste en el testimonio de los primeros líderes de la iglesia, quienes aceptaron casi por unanimidad la opinión de que Juan es el autor de Apocalipsis. Estos incluyen a Papías, Justino, el Fragmento de Muratorio, Ireneo, Clemente de Alejandría, Tertuliano, Hipólito, Orígenes y Metodio. Las excepciones notables a este testimonio son Dionisio, obispo de Alejandría (247–264) y Eusebio, el historiador de la iglesia, quien fue persuadido por los argumentos de Dionisio contra la autoría de Juan (aunque Eusebio expresó sus dudas con menos firmeza que Dionisio).

Al considerar la evidencia interna para determinar la autoría de Apocalipsis, las cuatro categorías de Dionisio todavía convencen a algunos contra la opinión de que Juan fue el autor, las cuales resumimos acá: (1) la auto-identificación del autor; (2) la construcción de Apocalipsis en comparación con los otros escritos de Juan el Apóstol; (3) el carácter de estos escritos; y (4) el estilo literario de estos materiales.

(1) El primer argumento interno ofrecido por Dionisio es que aunque Apocalipsis identifica a Juan como su autor (1:1, 4, 9; 22:8), ni el Evangelio de Juan ni las cartas de Juan lo hacen. La suposición es que si el Apóstol Juan había escrito Apocalipsis, no se hubiera identificado como autor. Este razonamiento, sin embargo, es un argumento basado en el silencio y por eso no convence. Además, por la naturaleza apocalíptica del libro hubiera sido necesario que el autor se identificara, de la misma manera que en otras obras de ese género.

(2) Con respecto a la construcción de Apocalipsis y la del Evangelio y las cartas de Juan, Dionisio razonó que Apocalipsis no comienza con la identificación de Jesús como el Verbo, ni tampoco con la afirmación de que el autor es un testigo ocular, en cambio el Evangelio y las cartas sí (compare Jn 1:1–18 con 1 Jn 1:1–4). Pero esta observación no tiene en cuenta Apocalipsis 1:2 y la conexión aquí entre la Palabra de Dios y Cristo. Tampoco calcula el significado del concepto de «testimonio» en Apocalipsis y en las otras obras escritas por Juan (compare Ap 1:2; 22:16 con Jn 1:19ss; 5:32; 8:18; 15:26; 1 Jn 1:1–4; 5:6–11).

(3) Dionisio también argumentó que el vocabulario de Apocalipsis difiere bastante de otras obras escritas por Juan. Sin embargo, esta afirmación no es cierta. Doce de los diecinueve términos que supuestamente no están en Apocalipsis en realidad están allá (por ejemplo «vida», «sangre», «juicio», «diablo»). Además, tres de los términos que no están en Apocalipsis tampoco están en el Evangelio de Juan («perdón», «Anticristo», «adopción»), y uno («convicción») no está presente en 1 Juan. Además, «verdad» no está en Apocalipsis, pero «verdadero» sí. Y «gozo» no está en Apocalipsis, sin embargo esta palabra solamente aparece una vez en cada una de las tres cartas. Esto nos deja con un solo término, «tinieblas», que ocurre frecuentemente en otras obras escritas por Juan y no en Apocalipsis: esta evidencia no es suficiente para rechazar la autoría de Juan.

(4) Finalmente, Dionisio afirma que Apocalipsis fue escrito en griego de mala calidad, en contraste al estilo bueno del griego de las otras obras escritas por Juan. Sin embargo, esto no toma en cuenta dos factores: (a) el estilo de un autor no es siempre consistente; (b) Juan, como otros autores de la misma época, posiblemente usó un amanuense (un secretario profesional), a través de quien él compuso su Evangelio y las cartas (compare con Ro 16:22; 1 P 5:12). Cuando estuvo en exilio en la isla de Patmos (ver 1:9), probablemente no tuvo acceso a este tipo de ayuda.

En resumen, la evidencia externa y la interna parecen indicar que el Apóstol Juan es el autor de Apocalipsis, o por lo menos alguno de sus discípulos.

Fecha

Vamos a analizar las teorías de la fecha de Apocalipsis después en esta introducción, en referencia a los esquemas interpretativos del libro, pero por el momento, notemos que los dos períodos que son candidatos son el reino de Nerón (54–68 d.C.) y el reino de Domiciano (81–96 d.C.). Vamos a ver después que la perspectiva preterista prefiere el período temprano, mientras la perspectiva futurista, especialmente el dispensacionalismo clásico prefiere el segundo período. El dispensacionalismo progresivo percibe una combinación de las dos fechas como posible en el libro, mientras la perspectiva idealista no está ligada a ningún período de tiempo.

Unidad

Hace una generación, algunos intérpretes, atraídos por la crítica de las fuentes, propusieron una teoría de autoría múltiple para Apocalipsis (especialmente R. H. Charles y J. Massyngberde Ford). La evidencia que supuestamente niega un solo autor cae en cuatro categorías: (1) la presencia de la misma escena narrada dos veces; (2) problemas de secuencia: personas o cosas introducidas aparentemente por primera vez cuando actualmente fueron mencionadas antes; (3) versículos o secciones más grandes que parecen fuera de lugar; (4) contenido que caracteriza ciertas secciones del libro parece no corresponder al resto del libro.

Pero, como observa Johnson, en cada caso hay otras explicaciones satisfactorias. Además, parece artificial asignar ciertos pasajes a un «redactor» cuando no concuerdan con la unidad percibida por un intérprete. Aun Charles, quien considera que Apocalipsis es un documento compuesto de fragmentos, admite que tiene una unidad global. De la misma manera, Ford menciona tres diferentes autores, pero afirma que la redacción final fue de un solo editor. A la luz de esto, la conclusión de Johnson parece justificada:

Podemos afirmar que el libro en todo lugar muestra la unidad literaria y conceptual que indica un solo autor. Esto no elimina ciertos problemas difíciles de interpretación, ni niega la posibilidad de omisiones o interpolaciones halladas en los manuscritos existentes de libro. Tampoco niega que Juan usó varias fuentes orales o escritas para expresar por escrito la revelación que recibió … Sin embargo, bajo la guía del Espíritu Santo, quien es por supuesto el autor principal, Juan ha hecho estas fuentes parte de su obra en todo lugar, y las ha involucrado con una orientación y contenido netamente cristiano.

Estructura

Igual que en el asunto de la fecha de Apocalipsis, aquí también el tema de la estructura esta íntimamente relacionado con la interpretación del libro. Por esta razón, hablaremos más a fondo de esto en la segunda parte de esta introducción. Acá solamente ofrecemos la reseña más sencilla de las varias maneras de pensar, incluyendo dos elementos estructurales. (1) En cuanto a contenido, después de un capítulo introductorio, cuatro series de siete: siete cartas (2–3); siete sellos (5–8:1); siete trompetas (8:2–11:19); y siete copas (15:1–16:21). Interrumpiendo estas cuatro series hay varios intervalos (7:1–17; 10:1–11:13; 12:1–14:20). El libro entero concluye con el juicio de «Babilonia», apostasía mundial, y el triunfo final del reino de Dios (17–21). (2) En cuanto a estructura literaria, Apocalipsis consiste de cuatro visiones, cada una de las cuales involucra a Juan «viendo» el plan de Dios revelado (1:19; 4:1; 17:1; 21:9). Un epílogo concluye el libro.

Materiales tradicionales en Apocalipsis

Aunque Apocalipsis utiliza varias clases de materiales tradicionales (por ejemplo costumbres ceremoniales del mundo grecorromano, caps. 4–5; literatura apocalíptica judía, caps. 4–5; el sermón de Jesús en el Monte de los Olivos, cap. 6; el drama del dragón, cap. 12; la historia de Nerón, cap. 13), la fuente más dominante de información es el Antiguo Testamento. Apocalipsis no contiene ninguna cita textual del Antiguo Testamento, pero de 404 versículos, 278 contienen alusiones al Antiguo Testamento. Johnson resume bien el uso del Antiguo Testamento en Apocalipsis:

El Antiguo Testamento en Apocalipsis es mayormente semítico, no del griego, mostrando correspondencia a los Tárgum aramáicos y a veces reflejando un trasfondo del midrashim. Usó un texto diferente al texto masorético que muestra semejanza al texto hebreo de los manuscritos de Qumrán. De los profetas, Juan hace referencia frecuente a Isaías, Jeremías, Ezequiel, y Daniel; también a los Salmos, Éxodo, y Deuteronomio. Especialmente importantes son las interpretaciones cristológicas que Juan da a los pasajes del Antiguo Testamento. Él no usa sencillamente el Antiguo Testamento, sino que reinterpreta las imágenes y visiones. Aunque hay una continuidad en Apocalipsis con el Antiguo Testamento, lo nuevo surge de lo antiguo como una entidad distinta.

El texto de Apocalipsis

Desde el punto de vista de la crítica textual, existen menos manuscritos griegos para reconstruir el texto original de Apocalipsis que cualquier otra parte del Nuevo Testamento. Sin embargo, hay suficiente para lograr la tarea con seguridad (aproximadamente 230 manuscritos griegos). Los testigos principales de Apocalipsis son: los unciales—el códice Sinaítico (siglo cuarto), el códice Alejandrino (siglo quinto), el códice Efraémico (siglo quinto); los papiros, el más importante de los cuales es p47 (siglo tercero); los minúsculos (siglos octavo a décimo); citas de los líderes de la iglesia temprana (siglos segundo a quinto); y un comentario griego sobre Apocalipsis de Andreas (siglo sexto).

 


Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Libro básico sobre Apocalipsis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s