Jesús y los Testigos Oculares

jesus and eyewitnesses

Un libro de primera categoría. Encontré los siguientes comentarios al respecto en el blog de Andrea Kostenberger:

“Es muy probable que el mejor libro escrito durante el año 2006 sea Jesus and the Eyewitnesses (Jesús y los testigos oculares por Richard Bauckham. En esta obra magna, Bauckham argumenta en forma persuasiva que los Evangelios reflejan (por sus nombres) el testimonio de testigos oculares. De acuerdo a Bauckham, la fuente ideal en la literatura antigua grecorromana no era el observador desapasionado, sino el testigo ocular. Los evangelios escritos, según Bauckham, contienen historia oral relatada (la transmisión personal del testimonio de testigos oculares, no simple la tradición oral, la cual es el resultado de la transmisión colectiva y anónima de material). En la página 93 de su libro, Bauckham plantea su tesis de la manera siguiente:

“Es el punto de vista de este libro que, en el período que comprende hasta la escritura de los Evangelios, las tradiciones de los evangelios estuvieron conectadas con los nombrados y conocidos testigos oculares, gente que había escuchado las enseñanzas de los labios de Jesús y las habían encomendado a su memoria, personas que habían sido testigos de los eventos de su ministerio, su muerte y su resurrección y han formado las historias acerca de los eventos que ellos relataron. Estos testigos no establecieron un simple proceso de transmisión oral que pronto siguió su propio camino sin referencia hacia ellos. Ellos permanecieron durante todas sus vidas con las fuentes…”

En este contexto, los doce sirvieron como “un colegio autoritativo.” En este aspecto es especialmente importante la frase “desde el principio,” la cual se encuentra en varios puntos estratégicos en los registros de los Evangelios y del Nuevo Testamento (por ejemplo Lucas 1:2; 1 Juan 1:1; comparar con Juan 1:1). Se utilizan algunos otros dispositivos literarios para enfatizar el carácter de los Evangelios del testimonio de los testigos, tal como “el inclusio del testimonio de los testigos” (ver especialmente Marcos 1:16 al 18 y 16:7 para Pedro; Juan 1:40 y 21:24 para el discípulo amado). De acuerdo a Bauckham, el proceso de transmisión de la tradición acerca de Jesús que produce nuestros evangelios canónicos se comprende mejor como una tradición formal controlada en la cual los testigos oculares juegan una parte importante y constante.”

El texto de los evangelios fue transmitido no solamente por la búsqueda de identidad de una comunidad sino por razones teológicas profundas, con la seguridad que los eventos de la historia acerca de Jesús tuvieron un significado histórico considerable cuando se comprende desde un punto de vista más amplio, desde el punto de vista de la actividad redentora y salvacionista del Dios de Israel. Jesús no solo era visto como el mero fundador de un movimiento, sino como la fuente de la Salvación. El cristianismo no era solamente un movimiento; celebra el cumplimiento de las promesas de Dios en el Mesías Jesús quien ahora había venido, muerto y resucitado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Richard Bauckham y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s