Una cita de NT Wright, de After You Believe

After you believe

Mi amigo mexicano Juan posteó esta traducción de un extracto del libro de N.T Wright “After you Believe” (páginas 31-32) en donde Wright hace ver que una correcta visión de la esperanza cristiana última no es cosa vana, sino que tiene gran importancia en nuestras vidas presentes.

“El carácter es transformado por tres cosas (aquí Wright ya ha explicado que el cristianismo del primer siglo y el de los padres apostólicos compartían la visión antigua del florecimiento de la humanidad, detallada por el filósofo Aristóteles, pero redefinida drasticamente por Cristo y los apóstoles). Primero, tienes que apuntar hacia el objetivo correcto. Segundo, tienes que averiguar los pasos que necesitas tomar para alcanzar ese objetivo. Tercero, esos pasos tienen que venir a ser habituales, un tipo de segunda naturaleza….

Así que cual es el objetivo, o la meta final, de la vida cristiana en su totalidad?… aunque muchos cristianos en el mundo occidental han imaginado que el objetivo o la meta final de ser cristiano es simplemente “ir al cielo cuando mueres” el Nuevo Testamento sostiene algo de mucho más riqueza y más interesante. Por supuesto, aquellos que pertenecen a Jesús en esta vida irán a estar con El una vez mueran – esa es una promesa dada en varios lugares del Nuevo Testamento. Pero eso es solo el comienzo de esto. Al final – después de que la mayoría de nosotros tenga un tiempo de descanso y refrigerio en la presencia de Jesús mismo – Dios ha prometido dar al mundo entero, el orden creado entero, un completo cambio de imagen. Esto será renovado de arriba abajo, para que esto sea llenado al final con la presencia y gloria de Dios “como las aguas cubren el mar” (Isaías 11.9). ¿Y qué pasará con nosotros entonces? Se nos darán nuevos cuerpos en los cuales vivir con deleite y poder en el nuevo mundo de Dios. Eso, como yo aprecio plenamente, es una imagen más grande y completa de la definitiva esperanza futura que la que muchos cristianos han apreciado, pero esta es la única que el Nuevo Testamento nos promete.

Nota qué pasa si contemplas esta visión del objetivo final de la vida cristiana y te preguntas a ti mismo. Cuáles son los pasos que llevan a esta meta? A diferencia de otros? La respuesta – dada una y otra vez como veremos, en el Nuevo Testamento – es que la transformación que se nos ha prometido al final del tiempo, ya ha comenzado en Jesús. Cuando Dios le resucitó de los muertos, puso en marcha su proyecto entero de la nueva creación, y llamando personas de toda clase para ser parte de este proyecto, ya, aquí y ahora. Y eso significa que los pasos que tomemos hacia el objetivo final – cosas las cuales tienen sentido de la vida cristiana, en lo que pudiera ser de otra manera un largo intervalo entre fe inicial y salvación final – ya forman parte de ese mismo carácter de transformación.

Cómo esto sucede será considerado más adelante. Pero el resultado es que hay pasos que podemos tomar los cuales nos llevan a este objetivo, hacia la vida de resurrección dentro de la nueva creación, los cuales podemos tomar aquí y ahora. Y estos pasos son, literalmente, transformadores de carácter. la meta de la vida cristiana en el tiempo presente – meta a la cual debes apuntar una vez que has venido a la fe, meta que está a tu alcance aun en el tiempo presente, anticipando la vida final por venir – es la vida del completamente formado, completamente floreciente carácter cristiano.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en NT/Tom Wright y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s