Twelve Months of Sundays

Por estar muy ocupado, estoy atrasado con estas traducciones.

12 months NTW

El Segundo Domingo de Pascua

            Hechos 2,14a, 22-32  1 Pedro 1,3-9 Juan 20,19-31

La resurrección de Jesús arrojó nuevos significados por todo lado, como la luz reflejada de mil maneras por una joya sin precio. El primero era la validación del ministerio mesiánico de Jesús. Sus actos llenos de poder habían llamado la atención de Israel pero no todos habían creído que Dios estaba obrando por medio de él. La resurrección reveló la verdad y para explicarla usaron la historia en las Escrituras y demostraron que ya había llegado a su dramática conclusión. La historia de David, seleccionada aquí de entre diversos salmos, señalaba el rumbo que iban a tomar las cosas. Nadie podría haber imaginado que el Jesús crucificado era el Mesías (a pesar de lo que algunos lo han sugerido, no hay ninguna evidencia pre-cristiana de que los judíos hayan esperado tal cosa); pero la resurrección fue una declaración de que, ante todo, Jesús era y sigue siendo, el Mesías. Su vida realmente había sido mesiánica y Dios la había validado. El cristianismo primitivo era completamente mesiánico y la razón por ello era que Dios había resucitado a Jesús de entre los muertos.

El segundo significado que quedó en evidencia muy pronto era que los seguidores del Mesías ahora participaban con Dios en su nuevo mundo. Es muy fácil para nosotros entender 1 Pedro 1 simplemente en términos de una ‘salvación’ sobrenatural, una herencia ‘reservada en el cielo para ustedes’. Pero en la imagen que describe, el cielo no es el lugar adonde vamos para experimentarla, sino la alacena celestial donde Dios guarda las cosas maravillosas que algún día sacará para que todos las vean. La resurrección nos ofrece la perspectiva de una creación entera restaurada bajo la señoría del Mesías salvador. Esta es la herencia no perecedera. Y los que pertenecen al Mesías descubren que la nueva creación ya los ha infectado; los nuevos impulsos de la fe, la esperanza y, sobre todo, la alegría en su interior son las señales de esta nueva vida, de   este nuevo nacimiento, de manera que, al mismo tiempo, desentonan con el mundo como es pero entonan felizmente con el mundo nuevo que parecerá cuando Jesús ‘se revele’. Aquí Pedro, al igual que Pablo en algunos pasajes, piensa en Jesús como presente aunque invisible. El Señor resucitado algún día se volverá a ver como lo vieron en el aposento alto y los que ahora lo aman encontrarán que su verdadero yo (su ‘alma’, v. 9, aunque para un judío la palabra no llevaba el sentido incorpóreo que tiene para nosotros) será rescatado de las pruebas que los acosan en el presente.

Los relatos de Juan después de la resurrección están llenos de nuevos significados pero el punto clave de este pasaje es la nueva comisión que resulta de la visión de fe. ‘Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes’: la vida mesiánica de Jesús se ha de replicar a través de la gente de Jesús, quienes, con el aliento de la nueva creación en sus narices, salen con el mensaje de perdón y de advertencia también. La breve aparición de Tomás resume la paradoja de la fe del evangelio entero: tocar es posible, ver es suficiente, pero creer es lo mejor de todo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Biblia como una sola historia, NT/Tom Wright y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Twelve Months of Sundays

  1. sionbv dijo:

    Gracias por tu tiempo a pesar de tus ocupaciones.
    Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s