Lectura de Twelve Months of Sundays

12 months NTW

 El cuarto domingo de la Cuaresma

1 Samuel 16:1-13

Efesios 5:8-14

Juan 9:1-41

Pon atención al momento siniestro hacia el final de la gran historia de Juan.

Se nos dijo desde el principio que el hecho de que el joven había nacido ciego no tenía nada que ver con pecados anteriores, ni los de él o ni los de sus padres. Esa posibilidad, tan prevalente en la religión popular (y en algunos sistemas más complejos), es ajena a la tradición judeocristiana. La Biblia repetidamente se niega a preguntar ‘¿por qué?’; prefiere preguntar ‘¿qué?’. Nuestro instinto es buscar una ‘solución’ en términos de una teoría acerca de la causa u origen del sufrimiento (la cual tal vez significaría que no tendríamos que hacer nada al respecto). Dios va a proporcionar una solución mediante la transición gradual hasta la nueva creación.

Los fariseos, sin embargo, no lo ven así. Jesús está incumpliendo la ley del sabbat; no puede ser el Mesías. El origen de sus poderosas obras debe ser otro. Está engañando a la gente. Al sentirse presionados, dan la respuesta que Jesús rechazó al comienzo del capítulo: ‘[has sido] pecador desde que naciste’ (v. 34). Tu condición demuestra que tú y tus padres de hecho fueron ‘pecadores’, de manera que no nos vas a enseñar. Hay un eco lejano de Salmo 51:7, pero no pueden estar pensando en eso (porque se aplicaría a ellos también).

La noción de la pureza en algunas sectas judías (en los Pergaminos del Mar Muerto se expresa la misma idea) incluye la integridad física. Jesús se opuso a este mundo simbólico, que aseveraba ser la verdadera observancia de la ley judía, con su nueva visión de la vocación tradicional judía, la de ser la luz del mundo (v. 5). Sus actos de sanación, con todo su rico valor simbólico, planteaban un reto profundo: ¿no es esto lo que significa ser fiel al Dios de Israel, estar haciendo su trabajo de salvación y nueva creación? De ser así, aferrarse a los símbolos de un mundo diferente, un sistema duro y exclusivo, es estar verdaderamente ciego. Es invocar contra uno mismo el mismo juicio que ha pronunciado contra otros (v. 41).

 Dios, entonces, ve las cosas de una manera diferente de nosotros, como descubrió Samuel cuando examinó a los hijos de Jesé –en una acción tan subversiva como la de Jesús al sanar en el sabbat, porque Saúl todavía era el rey. Por lo tanto, la obediencia cristiana puede clasificarse como el proceso de aprender a ver las cosas de otro modo. La imagen de la luz centellea y relampaguea a través de Efesios 5: ustedes son la luz, son hijos de la luz, de manera que su función (aunque muchos encuentran la idea ofensiva) es alumbrar los rincones oscuros de la vida y mostrar qué es lo que está pasando. Al hacerlo, están actuando como agentes de Cristo mismo, la verdadera luz del mundo, convocando a los muertos a la vida, a que despierten para disfrutar del nuevo día de Dios. Este mensaje es todavía más importante en un momento en que nuestra cultura parece haberse olvidado del significado de la vergüenza. Lee lo que dice el texto dos versículos antes:No se dejen engañar con ideas tontas’.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuaresma, La Biblia como una sola historia, NT/Tom Wright y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s