Citas del libro 10 Mentiras que la Iglesia les dice a las Mujeres

10 razones portada

Mentira #5

 El hombre necesita «cubrir» a la mujer en sus actividades ministeriales

«No estoy ignorante a la palabra de Pablo de que la mujer debe estar en silencio en la iglesia … pero cuando ningún hombre quiera o pueda hablar, me dejo llevar por la Palabra de Dios cuando él dice: “Aquel que me confiesa en la tierra, también le confesaré y aquel que me negare, también le negaré.”» Argula von Grumback (1492-1563), reformista bávara encarcelada por enseñar la Biblia

«La regla es explícita y clara de que la mujer no debe hablar en la iglesia, si no estar en silencio …. Y en consecuencia no deben votar en los asuntos de la iglesia, además votar significa algún tipo de gobierno, y autoridad y poder: Y no hay gobierno ni autoridad, sino la sujeción y obediencia que corresponde a la mujer … y esa es la práctica de la mujer entre nosotros». Richard Mather, líder congregacional de Nueva Inglaterra (1596-1669)

«Las reuniones de las mujeres piadosas entre ellas mismas, para conversación y oración, las aprobamos por completo. Pero no permitamos que la inspirada prohibición del gran apóstol, como se encuentra en sus epístolas a los Corintios y a Timoteo, sea violada. Enseñar y exhortar, o dirigir la oración en público y asambleas casuales está claramente prohibido a la mujer en los santos oráculos». Leyes de la iglesia presbiteriana, decretadas por la Asamblea General del 1837.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Citas del libro 10 Mentiras que la Iglesia les dice a las Mujeres

  1. lanzafuerte dijo:

    Buen aporte!
    Hay un verso que quiero compartir: Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Galatas 3:28, Delante de Dios somos uno, no hay distinción. Una mujer puede predicar, pero también se sujeta al marido, una mujer puede trabajar y también cuida de su marido.

    DTB

    • thebarrowboy dijo:

      Lo que más he aprendido sobre este tema en años recientes es con respecto al trato que recibían las mujeres en la Iglesia Primitiva. Era tan diferente que atrajo más mujeres que hombres a la fe en Jesús. En una sociedad completa machista, ¿por qué los primeros testigos de su resurrección eran mujeres (mientras los hombres se escondían)? Legalmente, las mujeres no podían servir como testigos. Curioso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s