Lectura de Twelve Months of Sundays

12 months NTW

Año A – El segundo domingo antes de la Cuaresma

Génesis 1,1-2,3

Romanos 8,18-25

Mateo 6,25-34

El proyecto estaba todo montado y listo para ponerse en marcha. La creación era más como un estudio perfecto que un cuadro terminado; todo estaba allí—las pinturas, el lienzo, el artista, etcétera. Tenía su propio ritmo y drama incorporados, sus propias fuentes y señales de vida: observa el énfasis en la semilla en los versículos 11 y 12, y el mandato de ser fructíferos en los versículos 22 y 28. Era el paraíso pero era sólo el comienzo, la primera escena de la obra (play).

En parte, parece ser no sólo play en el sentido de obra sino play en el sentido de juego. ¿Qué clase de Dios tan inquieto crea jirafas y chiles, el sol y la luna y semillas de sésamo? Pero la secuencia de seis días termina con gloria solemne. En su estudio, el creador coloca una maqueta de sí mismo. La función de dichas criaturas es llevar adelante el proyecto, pintar el cuadro. Han de representar la intención del creador, reflejar hacia el resto del mundo recién hecho la obra y la intención, la imagen y semejanza, de su creador.

¿El leccionario está comenzando un nuevo capítulo? ¿Realmente entendemos toda la historia? Un vistazo a la Cuaresma indica que esto no es flor de un día…

Pero se necesita más que un capítulo entero para entender Romanos 8. Llegamos al clímax como alguien que enciende la radio justo cuando el tema principal de la pieza Nimrod se escucha por última vez [muy duro]. Pablo lleva ocho capítulos preparándose sólo para este momento. Jesús el Mesías ha sido fiel a la obra y el propósito de Dios, a los cuales había de darle forma Israel. El error de Israel había sido suponer que toda la obra se trataba de él. No era así. La tarea de Israel era redimir el resto del mundo; Jesús lo ha logrado. Que Dios nos perdone, porque a menudo hemos pensado que el plan, la obra, se trataba de sólo nosotros, los seres humanos. No era así. La tarea humana era reflejar la imagen de Dios hacia toda la creación, pintando sobre el lienzo de Dios las señales vivientes de un amor poderoso y soberano. Así que cuando Jesús cumplió su gran acto de salvación, los seres humanos fueron liberados de la muerte; y cuando los seres humanos compartan la gloria solemne de Dios, la creación misma será liberada para cumplir su propósito original. No puede esperar más.

Detrás de todo esto está un principio que va muy en contra de algunas suposiciones que son muy aceptadas hoy en día. La creación fue hecha para que floreciera con el cuidado de los seres humanos. Los seres humanos fueron hechos para reflejar la imagen del creador hacia el mundo. La libertad no significa actuar sin freno alguno. Significa descubrir para qué estabas hecho, y acoplarte a eso y nada más. Siempre va a costarnos mucho, eso es parte del plan, parte de lo que significa reflejar la imagen de Dios que ahora vemos en Cristo (v. 29).

Parte de esto también, esperando ser redescubierta por nuestra época tan acelerada e inquieta, es la extraña gloria del sabbat. Velo de esta manera: si hasta Dios se tomó un día libre, ¿por qué tienes que preocuparte? Mira las señales de placer relajado de Dios—los lirios y las aves—y aprende a reflejar eso también.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Biblia como una sola historia, NT/Tom Wright y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s