Vida en Comunidad, de Dietrich Bonhoeffer

Vida cover

El día en común

Al amanecer, con alabanza; con plegarias al atardecer, nuestra pobre voz, Señor, te glorifica eternamente. (LUTERO, según Ambrosio)

El culto de la mañana

«La palabra de Cristo habite en vosotros abundantemente» (Col 3:16). En el Antiguo Testamento, el día comienza al anochecer y termina con la puesta del sol. Es el tiempo de la espera. Para la comunidad del Nuevo Testamento, el día comienza al rayar el alba y termina con la aurora del día siguiente. Es el tiempo del cumplimiento, de la resurrección del Señor. Cristo nació de noche: una luz en las tinieblas, y en el momento de su muerte en la cruz, el sol se oscureció; sin embargo, con el amanecer del día de pascua, surge victorioso de la tumba: Al amanecer, cuando sale el sol, resucita Cristo, mi salvador, se desvanece la noche del pecado: regresan la luz, la vida y la salvación. Aleluya. Así cantaba la Iglesia de la Reforma. Cristo es «el sol de justicia» que se ha levantado sobre la comunidad expectante (Mal 4, 2), Y«los que le aman serán como el ol cuando sale con todo su esplendor» (Jue 5:31). Las primeras horas de la mañana pertenecen por tanto a la comunidad de Cristo resucitado. Al rayar el día, conmemora aquella mañana en que la muerte, el diablo y el pecado fueron vencidos, y los hombres, libres, nacieron a una nueva vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dietrich Bonhoeffer y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s