Cita de El Peso de la Gloria, de CS Lewis

No existe la “gente ordinaria”. Nunca has hablado con un “simple mortal”. Las naciones, las culturas, el arte, las civilizaciones… son cosas mortales y su vida es, para nosotros, como la vida de un insecto. En cambio, bromeamos con inmortales, trabajamos con inmortales, nos casamos con inmortales, despreciamos a inmortales y explotamos a inmortales, horrores inmortales o esplendores eternos.

Esto no significa que siempre debamos comportarnos con solemnidad. Tenemos que jugar. Pero nuestra alegría debe ser del tipo (que es, de hecho, el tipo más alegre de alegría) que existe entre personas que, desde el principio, se han tomado en serio unas a otras: sin frivolidad, sin superioridad y sin arrogancia. Y nuestra caridad debe ser un amor real y costoso, sintiendo profundamente los pecados a pesar de los cuales amamos a los pecadores, y no una simple tolerancia o indulgencia que parodia el amor del mismo modo que la frivolidad parodia la alegría.

Después del propio Santísimo Sacramento, tu prójimo es el objeto más santo que se presenta a tus sentidos. Y si tu prójimo es cristiano, es santo casi en el mismo sentido que el Santísimo Sacramento, porque también en él vere latitat Cristo: el glorificador y el glorificado, la misma Gloria en persona está escondida en él.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en C S Lewis y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s