Lectura Eficaz de la Biblia disponible en Kindle

Lectura eficaz

Prefacio

En uno de nuestros momentos no muy serios jugamos con la idea de llamar este libro No solo un libro más sobre cómo comprender la Biblia. Prevaleció el buen juicio, y ese «título» se esfumó. Pero un título como ese describiría de hecho el tipo de urgencia que motivó que se escribiera este libro.

Libros sobre «Cómo entender la Biblia» abundan. Algunos son buenos; otros no lo son tanto. Pocos están escrito por eruditos bíblicos. Algunos de estos libros abordan el tema desde una variedad de métodos que se pueden utilizar al estudiar la Biblia; otros tratan de ser manuales elementales de hermenéutica (la ciencia de interpretación) para laicos. Los últimos normalmente ofrecen una larga sección de reglas generales (reglas que se aplican a todos los textos bíblicos) y otra sección de reglas específicas (reglas que rigen sobre tipos especiales de problemas: profecía, tipología, formas de expresión, etc.).

Pero este «no es solo un libro más», esperamos. La originalidad de lo que hemos tratado de hacer tiene varias facetas:

1. Como se puede notar a partir de un vistazo a la tabla de contenido, el interés básico de este libro reside en la comprensión de los diferentes tipos de literatura (los géneros) que integran la Biblia. Aunque hablamos de otros temas, este método genérico ha dominado todo lo que se ha hecho. Afirmamos que hay una diferencia real entre un salmo, de un lado, y una epístola del otro. Nuestro interés es ayudar el lector a leer y estudiar los salmos como poemas, y las epístolas como cartas. Esperamos mostrar que estas diferencias son vitales y deben afectar la forma como se leen y como se debe comprender su mensaje para hoy.

2. Aunque a través del libro hemos ofrecido repetidamente orientaciones para estudiar cada género de la Biblia, estamos igualmente interesados en una lectura inteligente de la Biblia, pues eso es lo que la mayoría de nosotros hacemos. Algunos que por ejemplo hayan intentado leer de principio a fin Levítico, Jeremías o Proverbios, y compararlos con 1 Samuel y Hechos, sabe muy bien que hay muchas diferencias. Nos podemos empantanar en Levítico, y ¿quién no ha experimentado la frustración de completar la lectura de Isaías y Jeremías y entonces preguntarse cuál era el «argumento»? En contraste, 1 Samuel y Hechos son especialmente fáciles de leer. Esperamos ayudar al lector a apreciar estas diferencias de manera que pueda leer inteligentemente y con provecho las partes de la Biblia que no son narrativas.

3. Este libro lo escribieron dos profesores de seminario, gente a veces tan seca y apelmazada que otros libros se han escrito para desplazarlos. Se ha dicho a menudo que no hay que graduarse de un seminario para comprender la Biblia. Esto es verdad, y lo creemos de todo corazón. Pero también estamos preocupados respecto a la (a veces) escondida agenda que sugiere que una educación en el seminario o los profesores de seminario son por ese motivo un obstáculo para comprender la Biblia. Somos suficientemente atrevidos para pensar que hasta los «expertos» pudieran tener algo que decir.

Aun más, sucede que estos dos profesores de seminario son también creyentes, los cuales piensan que debemos obedecer los textos bíblicos, no solo leerlos y estudiarlos. Es precisamente esta preocupación la que nos llevó a convertirnos en especialistas. Teníamos un gran deseo de comprender tan cuidadosa y completamente como fuera posible qué es lo que debemos aprender sobre Dios y su voluntad en el siglo veinte (ahora el veintiuno).

Estos dos profesores de seminario también predican y enseñan la Palabra con regularidad en diferentes escenarios eclesiales. De manera que con frecuencia nos llaman no solo a ser especialistas sino a lidiar con cómo se aplica la Biblia, y esto nos lleva al cuarto punto.

4. La urgente necesidad que hizo nacer este libro es la hermenéutica; escribimos especialmente para ayudar a los creyentes a lidiar con cuestiones de aplicación. Muchos de los problemas urgentes de la iglesia hoy son básicamente los esfuerzos por salvar la brecha hermenéutica, al movernos del «entonces y allí» del texto original al «aquí y ahora» de nuestros propios escenarios vitales. Pero esto también significa salvar la brecha entre el especialista y el laico. Lo que interesa al especialista es sobre todo lo que el texto significa; lo que interesa al laico es normalmente lo que eso significa. El especialista que cree insiste en que debemos tener ambas cosas. Leer la Biblia atendiendo solamente a lo que significa para nosotros puede conducir a muchas confusiones así como a todo tipo de error imaginable, porque carece de controles. Afortunadamente, la mayoría de los creyentes tienen la bendición de poseer por lo menos cierto grado de la más importante de las habilidades hermenéuticas: sentido común.

Por otro lado, nada puede ser más seco y sin vida para la iglesia como conducir el estudio bíblico solo como un ejercicio académico de investigación histórica. Aunque la Palabra se dispensó originalmente en un contexto histórico concreto, su singularidad se centra en el hecho de que, aun cuando dispensada y condicionada históricamente, esta Palabra es siempre una Palabra viva.

Por lo tanto, nuestro interés debe centrarse en ambas dimensiones. El especialista que cree insiste que los textos bíblicos primero que todo dicen lo que quieren decir. Esto es, creemos que la Palabra de Dios es para nosotros hoy primero que todo lo que la Palabra era para ellos. De manera que tenemos dos tareas: Primero, nuestra tarea es descubrir lo que el texto quería decir originalmente; a esto se le llama exégesis. Segundo, debemos aprender a escuchar ese mismo significado en la variedad de nuevos o diferentes contextos de nuestros días; llamamos a esta segunda tarea hermenéutica. En su uso clásico, el término «hermenéutica» cubre ambas tareas, pero en este libro lo utilizamos siempre en este sentido más estrecho. Realizar ambas tareas bien debe ser la meta de un estudio bíblico.

Por tanto, en los capítulos 3 hasta el 13, que abordan consecutivamente diez tipos diferentes de géneros literarios, hemos prestado atención a ambas necesidades. Como la exégesis es siempre la primera tarea, hemos pasado mucho tiempo enfatizando la singularidad de cada uno de los géneros. ¿Qué es un salmo bíblico? ¿Cuáles son sus diferentes clases? ¿Cuál es la naturaleza de la poesía hebrea? ¿Cómo repercute esto sobre nuestra comprensión? Pero también nos interesa la manera en que los distintos salmos funcionan como la Palabra de Dios. ¿Qué trata Dios de decirnos? ¿Qué debemos aprender, o cómo debemos obedecer? Aquí hemos evitado dar reglas. Lo que hemos ofrecido son orientaciones, sugerencias, ayudas. Reconocemos que la primera tarea, la exégesis, se considera a menudo un asunto de expertos. A veces esto es cierto. Pero no se tiene que ser un experto para aprender a realizar bien las tareas básicas de una exégesis. El secreto reside en aprender a formular las preguntas correctas sobre el texto. Por consiguiente, esperamos guiar al lector en el aprendizaje de formular las preguntas correctas sobre cada género bíblico. Habrá momentos en que también se querrá consultar por último a los expertos. Daremos asimismo algunas orientaciones sobre esta materia.

Cada autor es responsable de capítulos que caen dentro del campo de su especialidad. Por eso, el Profesor Fee escribió los capítulos 1 al 4, 6 al 8, y 13, y el Profesor Stuart escribió los capítulos 5 al 9 y el 12.

Con las palabras del niño que movió a Agustín a leer un pasaje de Romanos al experimentar su conversión, decimos: «Tolle, lege («Tómala y lee»). La Biblia es la eterna Palabra de Dios. Léala, compréndala, obedézcala.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gordon Fee y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s