Nuevo comentario en español en la serie NVI – Colosenses y Filemón (1)

NVI Colosenses

Ahora disponible in Kindle. El autor es el académico David E. Garland.

Introducción a Colosenses

Poco sabemos sobre la localidad rural de Colosas en el tiempo de Pablo, a excepción de su ubicación en la ribera sur del río Lico en el territorio de Frigia (Turquía actual), a unos 180 kilómetros al este de Éfeso. En otro tiempo había sido una ciudad notable; sin embargo en la época de Pablo las ciudades adyacentes de Laodicea, unos dieciocho kilómetros al Noroeste, y Hierápolis, unos veinte, también al Noroeste, pero al otro lado del río, la habían superado en importancia. Colosas estaba situada en una región proclive a los terremotos, y en el año 61–62 d.C. se produjo un fuerte seísmo que causó severos daños y posiblemente destruyó la ciudad. Laodicea fue también devastada por el temblor, pero se recuperó con rapidez. Es posible que Colosas no fuera reconstruida, puesto que, según Reicke, no hay referencias a esta ciudad en fuentes cristianas o paganas después del año 61 d.C. Por consiguiente, Pablo hubo de escribir esta carta antes de la fecha en que el terremoto destruyó la ciudad.

Hay una notable escasez de datos sobre la ciudad. En 1835, W. J. Hamilton identificó su emplazamiento, que había estado en ruinas desde su destrucción por los turcos en el siglo XII. El montículo ha sido objeto de prospecciones, pero no ha sido excavado, y solo han sobrevivido algunas referencias literarias y un pequeño número de inscripciones. Es probable que este yacimiento contenga una valiosa información que podría ayudarnos a interpretar la carta.

Paternidad literaria

En los últimos dos siglos, muchos eruditos han cuestionado que Pablo escribiera Colosenses. Consideradas en su conjunto, las diferencias de vocabulario, estilo y teología en relación con las cartas reconocidamente paulinas han llevado a muchos a esta conclusión. Lohse, por ejemplo, afirma que tales diferencias apuntan a otra persona como autor: «no a un mero secretario, sino a un teólogo de corte paulino con un criterio y voluntad independientes». La carta a Filemón revela que Pablo mantenía cierta relación con Colosas, y la destrucción de la ciudad en el terremoto podría haber ofrecido una excelente oportunidad para que alguien urdiera una imaginaria correspondencia con una iglesia que ya no existía. Algunos sostienen que las alusiones a Timoteo y demás colegas de Pablo fueron recabadas de la carta a Filemón para realzar la autenticidad del documento. El mandamiento de enviar la carta a Laodicea (4:16) fue concebido como un inteligente recurso para explicar la razón por la que había aparecido en aquella ciudad.

Sin embargo, ¿qué razón tendría alguien para llevar a cabo una artimaña así? La carta no demanda acciones específicas ni reprende a ninguna persona en concreto. Algunos sostienen que fue redactada para introducir a Pablo a Asia Menor puesto que Tíquico y Onésimo han de contar «con detalle» cómo le va a Pablo y ponerles al corriente «de todo lo que sucede aquí». (4:7, 9). Una carta así serviría para consolidar la posición apostólica de Pablo y para conceder autoridad a sus partidarios. Esta conclusión sobre el doble propósito de Colosenses como documento pseudoepigráfico no es demasiado convincente. Si se consideran los datos que aporta la carta a Filemón, Pablo no era ningún desconocido en aquella zona, y no había ninguna necesidad de darle a conocer. Si éste fuera el objetivo de algunos partidarios de Pablo de un periodo posterior, ¿por qué no decidieron distribuir al menos una de sus cartas genuinas? La carta no tiene aspecto de introducción al pensamiento de Pablo, y las noticias sobre el apóstol que se mencionan en 4:7 (cf. v. 9) hacen solo referencia a su situación en la cárcel, no a su vida y ministerio. Tíquico y Onésimo van a informar a la congregación sobre la situación de Pablo, no a introducir su perspectiva teológica.

Si el propósito de esta carta, como afirman algunos, fuera también certificar una «sucesión de maestros» acreditados por el apóstol (4:7–15), ¿por qué habrían de ser casi idénticas las listas de nombres que aparecen en Filemón y Colosenses? Pocorný afirma que Tíquico y Onésimo «representaban el legado apostólico en el valle del Lico». Sin embargo, la descripción de Onésimo consignada en Colosenses no le confiere ningún papel ministerial; le presenta sencillamente como cristiano. El acento que encontramos en 4:8 no está en la confirmación de estos dos hermanos, sino en el consuelo de los colosenses. Además, hemos de preguntarnos también qué razón tendría el falsificador para poner a Demas en la lista (ver 2Ti 4:10) y mencionar a Ninfas en Laodicea. Todo este asunto de la «sucesión» parece una anacrónica imposición sobre el texto.

¿Qué podemos decir en defensa de Pablo como autor de esta carta?

(1) Una buena parte del supuesto vocabulario «no paulino» aparece en la sección relativa a la «filosofía». No sería lógico esperar que Pablo se expresara del mismo modo y con las mismas ideas en todas las circunstancias. Este argumento contra la autoría paulina asume que el apóstol era incapaz de introducir una determinada innovación teológica en una situación nueva. ¿Cómo delimitamos los parámetros de lo que Pablo habría o no podido decir? ¿Cómo podemos hacer juicios sobre las ideas que Pablo podría o no haber concebido, especialmente si tenemos en cuenta su afirmación de que él se adaptaba a las especificidades de todos los hombres a fin de salvar a algunos de ellos por todos los medios posibles (1Co 9:22)? La peculiaridad del vocabulario es un criterio poco confiable para descartar la paternidad literaria de Pablo.

(2) Nada de lo que encontramos en Colosenses es totalmente inconsistente con la teología de Pablo expresada en sus cartas reconocidas. Algunas de las que se han dado en llamar diferencias teológicas se han llevado demasiado lejos. Por ejemplo, Lincoln sostiene que a la afirmación de que los creyentes ya han resucitado con Cristo (2:12) se le ha dado un sentido que no está en el texto. Aunque esta afirmación contrasta con el testimonio de Pablo en Romanos 6:5, 8 en el sentido de que la resurrección con Cristo aguarda en el futuro, Lincoln sostiene de manera persuasiva que ambos pasajes representan dos polos contrarios en el pensamiento de Pablo sobre la vida de resurrección: el «ya» y el «todavía no». Los creyentes entran en esta vida de resurrección cuando son unidos a Cristo, sin embargo «su consumación sigue estando en el futuro».

Colosenses subraya el aspecto realizado de la escatología por dos razones. (a) Contrarresta cualquier duda sobre si los cristianos colosenses han conseguido ya alguna dimensión celestial por medio de Cristo. (b) Hace innecesarias las visiones y la mortificación de la carne ofrecida por la filosofía rival para alcanzar un plano espiritual más elevado (2:18). Además, el aspecto «todavía no» está presente en Colosenses en la afirmación de que nuestra vida en Cristo está escondida, y no será revelada hasta que aparezca en gloria (3:3–4). El sentido paulino de urgencia escatológica aparece también en 4:5. «Encaja con el sentido que tiene Pablo del periodo de su misión como colmado de importancia escatológica, que hay que utilizar al máximo en la proclamación del Evangelio». Las presuntas diferencias teológicas no inclinan la balanza contra la paternidad literaria de Pablo.

(3) Las diferencias de estilo son problemáticas, pero podrían explicarse de distintas maneras. Pablo podría haber trabajado con un secretario de confianza que habría elaborado la línea general del pensamiento, para que el apóstol la firmara después. Algunos eruditos de nuestro tiempo atribuyen las diferencias de estilo y vocabulario a Timoteo. Este colaborador de Pablo se identifica como coautor de la carta, pero podría ser su autor. Dunn concluye que Pablo no escribió la carta, pero su autoridad está tras ella:

Aunque la erudición moderna está convencida, debido a las diferencias de estilo y acento, de que la carta no pudo haber sido redactada/ dictada por Pablo, queda aun así la posibilidad de que Pablo (imposibilitado en la cárcel) aprobara la redacción de una carta escrita en su nombre y que pusiera voluntariamente su firma en un documento cuya idea y estructura principal aprobaba, aunque los detalles no se expresaran exactamente como él lo hubiera hecho.

Este punto de vista permite que Timoteo sea una especie de «comodín» teológico y estilístico. Su participación puede explicar cualquier diferencia con las demás cartas paulinas.

Estas diferencias de estilo podrían explicarse también de otro modo. El que Pablo escribiera a una congregación que no había fundado y a la que no conocía de un modo personal podría ser un factor clave para entender tales diferencias. Si consideramos Colosenses, Efesios y Filemón, entenderemos lo que quiero decir. La carta a Filemón se acepta como genuinamente paulina, mientras que las otras dos son cuestionadas. Sin embargo, los distintos propósitos y receptores de las tres cartas—que en mi opinión se escribieron más o menos por el mismo tiempo—explican sus variaciones de estilo y tono. Filemón es una carta muy personal dirigida a tres individuos para presentar ciertas peticiones. Trata de un delicado asunto privado con explosivas consecuencias sociales. Colosenses se dirige a toda una iglesia que Pablo no ha fundado y que posiblemente nunca ha visitado. El apóstol se siente obligado a escribirles sobre un problema específico para reforzar su fe. Efesios es una carta circular redactada para varias comunidades cristianas locales en distintos contextos.

Los temas teológicos de las tres cartas también difieren. Filemón no trata un asunto del ámbito teológico, sino social. En Colosenses y Efesios se abordan cuestiones teológicas similares desde un enfoque distinto. Johnson sostiene de manera convincente:

Los temas e imágenes de Colosenses se sitúan dentro de la estructura de una exposición teológica acerca de la obra reconciliadora de Dios en el mundo. La relación entre Efesios y Colosenses es casi la misma que la que existe entre Romanos y Gálatas; las cuestiones que se forjan en la controversia son elevadas al nivel de afirmación magistral.

Algunos sostienen que los acuerdos entre Pablo y sus seguidores posteriores que escribieron en su nombre sobrepasan tanto a las diferencias que el asunto de la paternidad literaria de Pablo carece de importancia. Hay que señalar, no obstante, que si Pablo no tuvo nada que ver con la redacción de Colosenses, esta carta ha de considerarse como una deliberada falsificación. El falsificador habría utilizado deliberadamente nombres de la carta a Filemón para dar verosimilitud a Colosenses y hacer creer a los lectores que era una auténtica carta de Pablo. A diferencia de Filemón, que se limita a consignar una lista de nombres, el autor de Colosenses añade un resumen de las circunstancias y trabajo en las iglesias de cada una de las personas que se consignan. Este supuesto implica un engaño intencionado; «sería la obra de un inteligente trapacista». Al parecer, el falsificador no creía que el mandamiento de no mentir (3:9) se aplicaba en su caso. Este problema se elimina si Pablo es el autor de la carta. La estrecha conexión entre Filemón y Colosenses hace que ésta sea la conclusión más razonable.

 Procedencia 

Pablo podría haber escrito esta carta desde Éfeso, Cesarea o Roma, y se han presentado argumentos a favor de cada uno de estos lugares. Hasta épocas recientes, se daba por sentado que la carta se redactó en Roma. La estrecha conexión que existe entre Colosenses y Filemón significa que lo que decidamos sobre Filemón determinará el lugar de redacción de Colosenses. En la introducción a Filemón veremos de un modo más completo los argumentos a favor de Roma como ciudad en la que ambas cartas fueron redactadas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en David E Garland y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s