El cielo no está «allá arriba» sino por todas partes, en una dimensión superior

Este es un comentario de John Burnett, profesor ortodoxo y admirador de las ideas de NT (Tom) Wright.

“El concepto del cielo como algo «allá arriba» solo sería relevante si también fuera una «dimensión superior». Alguien que viviera más allá de Plutón estaría viviendo igual que nosotros, aunque probablemente en un traje espacial. Así que, simplemente cambiar la metáfora de «el cielo allá arriba» a «la dimensión superior» no corrige el error.

Sin embargo, siempre es útil recordar que la palabra traducida como «reino» en el Nuevo Testamento es basileía en griego. Basileía es una actividad, no un lugar. Una mejor traducción sería «régimen» o «reinado». Jesús no anunció la llegada de un nuevo lugar para vivir sino de un nuevo régimen bajo y dentro del cual vivir. Su proclamación era cargada de sentido, hasta sentido político, porque significaba cambios muy prácticos en la manera en que la gente viviría su vida en este mundo. «Un reino» (el área gobernada por un rey) es un basíleion (y observa donde coloqué el acento). Así que la cuestión en el Nuevo Testamento es si estamos entrando en el «régimen de los cielos» o el «reinado de Dios». Esa es una pregunta dirigida al presente y no el futuro.

La Biblia realmente no habla de lo que sucede después de la muerte. En particular, en ninguna parte dice que vamos a «ir al cielo cuando morimos». Todos los pasajes que podrían tener algo que decir acerca de lo que sucede después de la muerte (la parábola del Lázaro y el hombre rico, 1 Cor. 15, Apocalipsis) tienen un propósito completamente diferente y su interpretación no puede ser tergiversada para darnos información sobre los estados que pueden existir después de la muerte, aunque eso es exactamente lo que se hace a menudo porque hemos convertido el cristianismo en una religión acerca de la muerte en vez de la vida. Es cierto que todos vamos a morir pero ni la Biblia se preocupa, ni Jesús se preocupó, por eso. No hemos de preocuparnos por lo que sucede después de la muerte si entramos en el régimen de Dios ahora.

Es una tontería hablar de dimensiones—sean superiores, paralelas o lo que sea. El Nuevo Testamento no satisface nuestra curiosidad acerca de estas cosas y el cristianismo no es una ciencia de lo paranormal o, peor aún, una disciplina del ocultismo. Ciertamente hay cosas que se contemplan y se entienden con el espíritu y que no son accesibles para la razón. ¡Pero nosotros no debemos cometer el error de confundir los fenómenos «paranormales» o «ocultos» ni «las dimensiones» con el espíritu! Eso sería atentar seriamente contra lo que Dios ha querido demostrarnos.”

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en John Burnett, NT/Tom Wright y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s