Entradas del blog de Tim Gombis sobre Apocalipsis – 3

La “cruciformidad” no es pasividad

Hace unos meses, publiqué unas reflexiones sobre la enseñanza relacionada con la cruciformidad en diversos entornos. Hay gente que se enoja con comentarios sobre el tema, porque les suena a pasividad, resignación, rendición o desistimiento.

Siento que esto ocurre porque en un mundo dominado por la violencia, sólo podemos imaginar cómo tratar a alguien con violencia o ser objeto de violencia. O la repartes o la recibes.

Raffi_kojian-goshavank

Se necesita una conversión profunda de la imaginación para poder discernir y fomentar los patrones cruciformes de vida que Dios llama a su pueblo a adoptar.

No tiene nada que ver ni con la pasividad ni con la resignación, sino que implica un esfuerzo serio y una reflexión sostenida sobre las Escrituras para forjar nuevos patrones de pensamiento, a fin de tener esperanza, amar, imaginar y comportarse de maneras nuevas y diferentes.

Para cultivar comunidades de cruciformidad hace falta creatividad perseverante con el fin de que adoptemos posturas relacionales radicalmente nuevas, y dinámicas corporativas [como miembros del cuerpo de Cristo] que dan forma a una verdadera fe orientada hacia la escatología y una real esperanza del evangelio.

En Reading Revelation Responsibly (Lectura Responsable del Apocalipsis), Michael Gorman expresa esto muy bien:

La resistencia cristiana al imperio y a la idolatría se ajusta al modelo establecido por Jesucristo y sus apóstoles, santos, profetas (como Juan) y mártires: una resistencia fiel, auténtica, valiente, justa y no violenta. No es pasiva, sino activa; consiste en la formación de comunidades y personas que juran lealtad a Dios únicamente, que adoptan una actitud de amor no violento hacia amigos y enemigos por igual, que dejan que Dios se encargue de la venganza, y que, por el Espíritu de Dios, creen mini-culturas de vida como alternativa a la cultura de muerte del imperio. Esto es darle forma de Cordero o cruz al discipulado y la misión (pág. 76).

El Apocalipsis llama a los cristianos a un discipulado difícil de discernimiento, una fidelidad cruciforme no conformista, que puede conducir a la marginación o incluso a la persecución ahora, pero, finalmente, a un lugar en el nuevo cielo y la nueva tierra de Dios. El Apocalipsis llama a los creyentes a la no represalia y la no violencia, y no a una guerra literal de algún tipo, ni en el presente ni en el futuro. Dada su naturaleza de resistencia, la no conformidad fiel no es una retirada absoluta, sino más bien la participación crítica en términos muy diferentes de los del statu quo. Todo esto nace de y es nutrido por la adoración. Pero tenemos que ser diligentes, porque … nosotros en Occidente nos parecemos en gran medida ahora a los de Laodicea, y muchos de nosotros necesitamos leer el Apocalipsis desde esa perspectiva. Nos encontramos en muy malas condiciones, pero no lo sabemos, por lo que la conversión a la adoración y el discipulado verdaderos será un camino difícil (pág. 79).

Esa hermosa expresión, “un discipulado difícil de discernimiento”, capta maravillosamente la conversión comunal de la imaginación que dura toda una vida y a la que Dios llama a su pueblo en el libro de Apocalipsis.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Michael J Gorman, Tim Gombis y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s