Centurión 6 – La calma antes de la tormenta

CenturionBanner1

PARA VER LA LISTA DE TODOS LOS CAPÍTULOS DE ESTA HISTORIA, SIMPLEMENTE HAZ CLIC EN EL NOMBRE DE SEAN GLADDING EN LA SECCIÓN DE CATEGORÍAS EN LA PÁGINA PRINCIPAL DEL BLOG

Marcos 14:12-17

El día de la Pascua había llegado por fin, y en buena hora. Aunque es cuando las calles están más llenas de gente, es gente que lleva sus corderos al templo para ser sacrificados, o que compra cosas de última hora que necesitan para celebrar el día santo. Nadie tiene tiempo para causar problemas, así que no tenemos mucho que hacer. Básicamente, nos aseguramos de que nada impida la circulación, porque toda esa anticipación emocionada puede convertirse en frustración muy rápidamente cuando la gente no puede llegar a donde quiere ir. Pero el olor. Es el peor día de todos. El hedor de la sangre alrededor del templo casi le hace a uno vomitar. Uno casi no siente el olor de los miles de cuerpos sudados en las estrechas calles de Jerusalén. Casi.

Sin embargo, este año estábamos esperanzados en que, puesto que el día después de la Pascua sería su día de reposo, tendríamos un par de días de relativa calma. Por otra parte, nunca se sabe qué va a suceder cuando un pueblo espera la aparición de una figura mítica que le saque a nosotros de su patria. Así que no bajé la guardia.

Al atardecer, sólo tuvimos que quitar unas carretas volcadas de la calle y resolver un par de disputas por unas cabezas de ganado, lo cual no lleva mucho tiempo cuando tienes una espada. Cuando regresamos al cuartel, me quité la armadura, cogí un odre de vino, y fui en busca de mi amigo. Me lo encontré jugando a los dados con algunos de sus hombres.

“¿Qué noticias hay de Jesús de Nazaret hoy?”

Sin quitar la vista de los dados, dijo, “Nada para reportar. Se quedó en Betania todo el día. Envió a algunos de sus seguidores a la ciudad para hacer los arreglos para la Pascua, y luego entró en la ciudad al atardecer. Mi pequeño espía vino a contarme, pero tuvo que regresar a su familia, así que eso es todo lo que sé. Parece que no es más que otro rabino con unos cuantos seguidores. Probablemente regrese a Galilea después del sábado, y de ahí no pasará.”

Unas horas más tarde nos daríamos cuenta de que lo equivocado que estábamos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sean Gladding. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s