Las Cartas de Pérgamo – 1

“¿Qué ocurriría si durante unas expediciones arqueológicas en el corazón de la ciudad de Bergama, al oeste de Turquía, se descubrieran unas cartas de la antigua Pérgamo, escritas a finales del siglo primero después de Cristo? Eso es lo que imagina Bruce W. Longenecker, Profesor de Religión (Baylor University), en la novela Las cartas de Pérgamo. En esta correspondencia imaginaria, un noble romano llamado Antípas, cuyo nombre aparece en la carta dirigida a esta iglesia en Apocalipsis, escribe a Lucas, el autor del Evangelio y de los Hechos de los Apóstoles sobre el misterio de los orígenes del cristianismo. En medio de tanta literatura fantástica sobre Jesús, sorprende finalmente encontrarse con una novela realmente histórica…”

Cartas de P

“La información que da este libro sobre autores como Josefo, emperadores como Nerón o gobernantes como Pilato, es impresionante. Grupos como los esenios, los fariseos o los samaritanos, son analizados sistemáticamente, dando un cuadro de su origen y características, muy esclarecedor. La descripción que hace el autor de la Iglesia primitiva es de un rigor tal, que uno parece estar leyendo una obra de sociología sobre el cristianismo primitivo, más que una novela. En este sentido estamos ante un libro verdaderamente divulgativo, cuya lectura es realmente didáctica.

Lo más interesante para mí del libro ha sido su visión de dos líneas diferentes en el cristianismo primitivo, que en cierta forma continúan hasta la actualidad. Los creyentes que se reúnen en la casa de Calandio son ricos artesanos y mercaderes, más interesados en los milagros de Jesús, que en la verdad de su enseñanza. Así las curaciones de Esculapio son comparadas con las que se dan en unos círculos cristianos, más interesados en el poder que en el servicio. Los cristianos que se reúnen en la casa de Antonio, viven sin embargo un sentido de comunidad en torno a la Palabra y la ayuda al necesitado.

Los de la casa de Calandio acaban trasladando sus asambleas al templo en honor de Roma y Agusto, para dejar claro que su culto a Jesús no entra en conflicto con el Imperio, mientras que los de la casa de Antonio no están dispuestos a ofrecer sacrificios al emperador. El coste de su decisión será muy grande, pero el poder transformador del Evangelio será evidente en la vida del mismo Antipas, que será fiel hasta la muerte, mientras otros reniegan de su fe ante “el trono de Satanás” (Ap. 2:12-13). El libro se convierte así en un desafío para todo cristiano.”

http://www.entrelineas.org/articulo.asp?id=34#.UU2axVfQhr4

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bruce W. Longenecker. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s