Del libro de Chris Wright “El Dios que no entiendo” (6)

Dios Wright

Conclusión: Compruébelo

Puede que usted discrepe conmigo sobre cualquiera o sobre todos los últimos tres puntos, y eso está bien. Hay convicciones muy fuertes y diferentes sobre estas cosas que mucha gente sincera sostiene. Y en mi propia vida como maestro de Antiguo Testamento he tropezado con muchas de ellas de un modo u otro. No es fácil nadar contra la corriente de esas convicciones tan populares. También hay una carga masiva de presupuestos populares, libros, películas, sitios en la red, y promociones multimillonarias, todo lo cual le da un aire de infalibilidad e inevitabilidad a algunos escenarios de los últimos tiempos. Estos son poderosamente persuasivos en la forma en que se revisten.

Pero es trágico si los cristianos basan sus creencias más en novelas de ficción y hasta en tiras cómicas y películas de Hollywood que en un cuidadoso estudio de la misma Biblia y de la sólida tradición de la fe cristiana a través de los tiempos de la iglesia. Tenemos que preguntarnos si nuestras creencias en estas materias están moldeadas por el reciente «cristianismo popular» de la cultura que nos rodea, o por un entendimiento reflexivo de la Biblia.

A todo lo que yo instaría, entonces (antes que usted tire este libro si discrepa conmigo, ¡y se pierda los dos últimos capítulos!), es a ser cuidadoso y discernir y buscar que nos gobierne lo que la Biblia, interpretada como un todo, dice.

Así que, en lugar de enterrarnos en abismos todavía más profundos de probables desacuerdos sobre opiniones en disputa, vayamos hacia adelante y pensemos en lo que la Biblia clara y repetidamente enseña acerca del fin del mundo. Pensemos en las certidumbres bíblicas que están delante de nosotros y las consecuencias prácticas que tienen sobre cómo debemos vivir ahora.

Cuando la Biblia habla del fin del mundo (para seguir utilizando nuestra fraseología, la cual en realidad no es exacta), conduce nuestra atención hacia dos cosas: un final y un comienzo. La primera es un acontecimiento; la segunda es un nuevo estado de cosas en desarrollo. El acontecimiento en el gran clímax de toda la historia es el regreso Cristo. El nuevo comienzo es la nueva creación, de la cual el regreso de Cristo marcará el comienzo, la nueva era del eterno reino de Dios, cuando Cristo venga a residir de nuevo entre una humanidad redimida en una nueva creación.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chris Wright. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s