El versículo de Superman – Filipenses 4:13 y lo que NO quiere decir

Por Ben Witherington, académico norteamericano con una gran trayectoria en la investigación y la enseñanza del Nuevo Testamento y su contexto.

Todos hemos visto las camisetas de Filipenses 4.13. Y la traducción siempre es algo como ‘Todo lo puedo en Cristo que me fortalece’. O sea, soy ‘capaz de pasar edificios en un solo salto’, de superar cualquier adversidad, de ‘alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar’. Conoces el cuadro.

El problema es que esta traducción no tiene absolutamente nada que ver con el contexto, y no es una traducción literal del versículo en cuestión… El verbo ischuo significa ‘ser capaz, fuerte, sano, válido, poderoso’. Y es el único verbo en la frase… A continuación una traducción del versículo en su contexto.

‘Sé lo que es estar en un estado humilde, y también en un estado de abundancia. En toda y cualquier circunstancia he aprendido el secreto de estar satisfecho, incluso cuando he aguantado hambre y he tenido que prescindir de las cosas. Puedo / soy lo suficientemente fuerte para [soportar] todas las cosas en Él que me fortalece’.

Lo que Pablo está diciendo es que no importa cuál sea su situación, Dios le ha dado la fuerza o la capacidad de resistir y estar satisfecho, incluso cuando debe prescindir de algo, incluso cuando tiene que aguantar hambre.

Este versículo no tiene nada que ver con ‘puedo lograr cualquier cosa con un poco de ayuda del Señor’. Es un versículo acerca de la perseverancia en la voluntad y en el camino de Dios, no sobre el éxito personal o el triunfo, ni siquiera la superación de obstáculos para ganar una victoria individual de algún tipo. Y definitivamente no se trata de Dios ayudándonos a lograr nuestros deseos y metas. Se trata de la sumisión de Pablo a los objetivos y plan de Dios, y la fuerza que le da Dios para hacerlo, aun cuando debe soportar el arresto domiciliario (la situación en que escribió esto), y el hambre y las privaciones.

La traducción de este versículo al estilo Superman es típicamente norteamericana. Se basa en la suposición de que podemos lograr cualquier cosa si nos aplicamos, tal vez con un poco de ayuda desde arriba y un poco de suerte.

En realidad, no es así como funciona el mundo. No estamos a cargo, no somos los dueños de nuestro propio destino ni el capitán de nuestras almas y vidas. No es que Dios murió y nos dejó aquí para ser los amos del universo.

Si somos cristianos, Cristo es nuestro Señor, y hemos sido comprados por un precio. No se trata de nuestros sueños, nuestras metas, nuestras agendas ni lograr que Dios que nos ayude con ellos. Se trata de cristianos como Pablo que hacen la voluntad de Dios, que se dedican a cumplir el plan de salvación de Dios, incluso cuando implica sufrimiento y pérdidas, y hambre, y cosas por el estilo. Pablo dice con valentía, ‘Puedo soportar cualquier cosa que me pase en el mundo, en aquel que me fortalece’. En otro lugar leemos ‘mayor es el que está en nosotros, que cualquiera de las fuerzas en el mundo’. Esto es cierto, pero no tiene nada que ver con el síndrome de éxito estadounidense ni con nuestro cumplimiento de nuestros objetivos individuales y egoístas y sueños en la vida. Nada.

Medite en estas palabras.”

[La Biblia en Lenguaje Actual nos ofrece una traducción más acertada del versículo: ‘Cristo me da fuerzas para enfrentarme a toda clase de situaciones’.]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ben Witherington III. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s